Continuar leyendo »" />

«

»

Nov 10

Crítica: The Crucifier – Voices in my Head (2017)

BrokenTomb


La sala del espacio y el tiempo. En aquel lugar, un Todopoderoso déspota gestó y creó todo lo que existe. Imaginó y Programó cada acto, cada consecuencia que ocurriría en un escenario con multitud de posibilidades. Cuando accionó el engranaje que puso en marcha la vida, pudo ver todo lo que iba a acontecer tanto en el presente como en el futuro. Era como estar sentado en el mejor cine del mundo, con una película que acabaría justo cuando él lo decidiera. Observó maravillado como la que en su momento sería la raza más inteligente del planeta Tierra también era la más destructiva. Debido a un intelecto limitado, intentaron encontrar el sentido de su propia existencia, e incluso crearon sus propios dioses y mitologías. De inmediato estos seres se convirtieron en sus juguetes favoritos. Le proporcionaban infinitas horas de diversión. Disfrutaba ver su sufrimiento, cuan dramático era todo para ellos. Pero lo que más le agradaba era que eran capaces de aniquilarse entre ellos por motivos absurdos.
No sabía cuanto tiempo más iba a dejar que las dentadas ruedas de su propia invención rodaran. Posiblemente, cuando ya no le hiciera sonreír acabaría con todo…….
Bienvenidos al universo de The Crucifier.

El combo griego de Thrash Metal The Crucifier comenzó su andadura en este mundillo en el ya lejano año 1995. Desde entonces, han publicado una buena cantidad de Demos y Splits además de tres discos de estudio.
En esta ocasión, daremos buena cuenta de su último y flamante L.P “Voices In My Head”, lanzado el 5 de septiembre de 2017 vía Punishment 18 Records.

El line up es el siguiente: Hlias “Thanatoid” Kyriazis -voz-, Themis (R A T) -bajo-, Dimitris (In Core) -batería-, Nikos Gkiokas -guitarra solista-, Spyros -guitarra rítmica-.

Con la propuesta de estos griegos nos montamos en la máquina del tiempo y volvemos a la dorada década de los 80. Concretamente a la segunda mitad de aquellos años, cuando aparecieron la segunda oleada de bandas del estilo que los susodichos ejecutan. Y la verdad sea dicha, que no lo hacen nada, pero nada mal. El disco no da un solo segundo de respiro al metalhead, gracias a unas afiladísimas guitarras y a unos parches endiablados. Para que os hagáis una idea, podríamos decir que este grupo son los Vio-Lence de su país -salvando las distancias claro-, pero con una garganta mucho más agresiva, alejándose de los tonos altos de Sean Killian. Gracias a Odín el conjunto no huele a revival, pero no podemos obviar que no aportan nada nuevo a este tipo de metal. Además, los tracks a veces llegan a resultar demasiado similares entre sí. Sin embargo, y a pesar de ello, puedo asegurar que este plástico hará las delicias de todo thrasher que se precie de serlo. Que más quisieran algunas “estrellas” como Havok sonar como lo hacen ellos….
La producción es gruesa y orgánica, adjuntando un artwork insano.

Los riffs son tremendamente asesinos. Los hallamos veloces, fluidos, punzantes y pesados. Todo ello lo adornan, como no podía ser de otra forma, con unos intensos y efectivos solos.

Los registros vocales son iracundos y graves. Aunque el problema viene de la mano de los coros. Usan en exceso este recurso.

La batería es arrolladora. Lo que aquí prima es la celeridad, mas no se olvidan de intercalar de forma inteligente instantes más pesados, para darle la variedad necesaria a su iniciativa sónica.

Personalmente destacaría “Happy Face Man” y “Born To Be A Slave” por las siguientes razones:

“Happy Face Man” es de comienzo contundente, pero de inmediato se transforma en una espiral de ferocidad que aniquila todo lo que se le pone por delante.

La palabra “adicción” cobra completo sentido cuando escuchas las “hachas” de “Born To Be A Slave”. No os comento más, descubrid vosotros mismos si tengo o no razón.

Si os gusta la emociones fuertes y los discos que van directos a la yugular este es vuestro Compact Disc. Recomendado especialmente para los auténticos fanáticos de la old school.

Nota: 7
Autor: CHUS

Facebook

Bandcamp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *