Continuar leyendo »" />

«

»

Mar 06

Crítica: Estertor – Buried in Morningside (2017)

BrokenTomb


Dedicó toda su vida a las artes oscuras. Estudió hasta la saciedad libros prohibidos. En ellos, se relataban macabros rituales y explicaban con lujo de detalles las diferentes razas de seres malévolos que poblaban la Esfera Negra. 

Ahora, su vida se estaba apagando, pero poco le importaba. Si todo salía bien, la misma parca sería la que lo transportaría de nuevo al reino de los vivos. Se encontraba solo en la cabaña que poseía en mitad de la nada. Era realmente importante que no encontrasen el cadáver. Si lo sepultaban no sería capaz de salir del agujero. Pero, peor sería si fuese incinerado. En ese caso, su espíritu vagaría eternamente sin un cuerpo físico. Tenía muchísima fiebre y a veces una dolorosa tos machacaba su pecho. De repente, un dolor indescriptible lo recorrió de arriba abajo, fulminándolo de ipso facto. Su alma no tuvo tiempo de abandonar su cuerpo. Antes de que consiguiera escapar de su recipiente, la muerte se introdujo en él. Se apoderó de su ánima, a cambio de devolverle no solo las pulsaciones, sino también la juventud…….

Bienvenidos al universo de Estertor.

En 2016, el combo de Thrash Metal procedentes de Barcelona Estertor inició su carrera. Finalmente, el 24 de noviembre de 2017, el sello  World War Now Records publicó su L.P debut “Buried in Morningside”. Durante estas esquelas, Broken Tomb dará buena cuenta del disco. Acomodaos y disfrutad de esta reseña.

El line up es: Shogoth (bajo. Asimismo, forma parte de Ered, Onirophagus, ex-Ermitage, ex-Icosis), Enrique (batería), Oscar (guitarra), Des (guitarra. También componente de Falç), Edu (voz. Además, presta sus servicios en Onirophagus, ex-Paintone, ex-Decapitated Christ, ex-Empanadilla de Pus).

El debut de los catalanes es tan crudo como correcto. Dentro de lo que son las limitaciones de este estilo, el conjunto nos demuestra que se puede hacer algo decente y expandir horizontes, sin dejar de ejecutar este tipo de música. El hecho de añadir pinceladas – ínfimas eso sí-, de dobles armonías o growls hacen que los enteros suban. Durante la casi media hora de minutaje, se puede comprobar perfectamente la influencia tanto de los viejos Slayer, como de los primeros Destruction. Supongo que al leer esto, ya os estaréis haciendo una idea de por dónde van los tiros.

La producción es real a la par que sucia -tal vez demasiado maquetera-, añadiendo un artwork muy de cartel de película de terror de serie b.

Los riffs son añejos y afilados hasta decir basta. Los hallamos fluidos, contundentes, marcados, punzantes, carentes de distorsión y anecdóticamente incluso nos topamos con instantes a una cuerda. Por supuesto, los intensos solos no podían faltar.

Las voces son iracundas, adjuntando algún que otro segundo de growls.

La batería es dinámica y trepidante. Up y mid tempos se dan de la mano y conviven sin ningún problema de forma perfecta y equilibrada durante el embiste.

Personalmente, destacaría “Tombs of the Satanic Templars”, “Re-Animator”, “The Lament Configuration” y “Necromantik” por las siguientes razones:

Ojo a la lead guitar en  “Tombs of the Satanic Templars” y “Necromantik”. Os garantizo que sus punteos os cortarán la respiración.

Si buscáis pesadez echadle un oído a “Re-Animator “.

Las hachas de “The Lament Configuration” posiblemente os provoque un ataque al corazón. No os describo más, si queréis saber si es cierto lo que digo escuchadla.

Ciertamente, nada nuevo ni malo bajo el horizonte. Si os sois afines a estas sonoridades pasaréis un buen rato con el C.D en cuestión.

 

Nota: 6
Autor: Chus

 

Facebook

Bandcamp

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *