Crítica: Gruzja – I Iść Dalej (2019)


Las alucinaciones, cada vez eran más vividas. Llegó el punto en el que Mike confundía que era real y que no. Los personajes bíblicos que le enseñaron en su niñez cobraban vida, al menos en su cabeza, mezclándose perfectamente con personas y situaciones auténticas. Al principio le resultó divertido. Sin embargo, con el paso del tiempo, los iconos cristianos se tornaron paulatinamente más malvados, mostrando sin tapujos un carácter dual, amenazando muy a menudo a sus seres queridos. No tardó en buscar ayuda profesional, estaba perdiendo por completo la razón. Al diagnosticarle esquizofrenia, le mandaron un potente tratamiento para contener los espejismos. La mañana del 22 febrero de 1982, después de despertarse confuso y mareado, bajó en ropa interior al salón. Allí estaba el mismísimo Satán, arrancando el corazón de su esposa con un enorme puñal. Antes de que pudiese reaccionar, el Rey Del Infierno desapareció, dejando el sanguinolento cuerpo de su amada abandonado. Cerró los ojos. Nada de eso podía ser real. Al abrirlos, Michael se encontró a sí mismo con el puñal ensangrentado en la mano derecha. Estaba solo, pero entonces ¿a quién había apuñalado?
Bienvenidos al universo de Gruzja.

Los Black Metaleros Gruzja publicaron el 27 de febrero de 2019 su primer L.P “I iść dalej” vía Godz ov War Productions.

Debido a que sus componentes mantienen su identidad en secreto, me es imposible informaros de cuál es su line up.

Insano y para nada lineal el debut de los polacos. Siempre es agradable toparse con grupos que no tienen una formula predeterminada para componer. Durante los siete cortes que componen el Elepé, os veréis inmersos en un mundo decadente, incómodo y violento, donde posiblemente no consigáis salir de él. Lo que no he entendido para nada, ha sido la inclusión de un tema netamente electrónico como es el que le da título al C.D. De verdad, eso no era para nada necesario. Como era de esperar, la producción es orgánica y sucia. Respecto al artwork, a decir verdad, desde mi punto de vista deja mucho que desear. Eso sí, al menos no es tanto lo que estamos acostumbrados a ver, y eso es bien.

Las guitarras pueden ser tan decrépitas como bestiales. Hallaréis unos riffs fluidos, obsesivos, nihilistas, siniestros y pausados. Cuidado que os dejarán un mal cuerpo curioso.

Múltiples son los registros vocales que podréis oír cuando le deis al play a este álbum. Estos tíos ofrendan no solo los predominantes shrieks, sino también growls y barítonos limpios.

En lo que a percusión respecta, tal vez no suelan ser muy rápidos, pero cuando deciden serlo, ay madre, poca broma.

Destacaría la intensa ‘Opuść mnie’. Durante su primera parte, su desatada brutalidad os dejará comatosos. Finalmente, os rematarán con una segunda mitad más calmada y sobradamente tétrica.

Habrá que seguirles la pista a los de Polonia. Es muy posible que en un futuro cercano den mucho de qué hablar.

Nota: 6,5
Autor: Chus

Facebook

Facebook Godz Ov War Productions

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.