Crítica: Backstabber – Conspiracy Theorist (2019)


En el principio de los tiempos, cuando la Tierra se convirtió en un lugar repleto de vida, una ancestral etnia extraterrestre decidió experimentar con los seres que el planeta albergaba. Mezclando su propio ADN con el de los primates, consiguieron crear la raza humana. Fueron ellos quienes pusieron la maquinaria de la evolución en marcha. Estuvieron poblando el astro azul hasta el mismo instante en el que el primer hombre consiguió comunicarse verbalmente. De ahí a la creencia popular de la existencia de los dioses. Al acabar su misión, quedando muy satisfechos con el resultado, decidieron dejar una pequeña colonia que se mimetizaría con las personas, encargándose de enviar los resultados de los exámenes que le practicarían a sus híbridos…
Bienvenidos al universo de Backstabber.

“Conspiracy Theorist” es el título del primer L.P de los Death Thrash Metaleros Backstabber, publicado el 15 de febrero de 2019.

Su alineación es: Christian Mongrain-Thériault (guitarra y voz), Éric Séguin (bajo), Patrick Gagné (batería).

Una cosa es segura. Cualquier banda procedente de Canadá es especial, y desde luego este power trio no es ninguna excepción. Ahora bien, para este humilde redactor, el disco en cuestión, sin llegar ni mucho menos a disgustarle, no le ha dicho demasiado. Esto, por supuesto, no quiere decir que las composiciones no sean sólidas, todo lo contrario. A pesar de ello, no exhiben nada que llame la atención como es debido. Se podría decir que, desde el primer corte hasta el sexto, el conjunto muestra su vertiente más pesada. Asimismo, a partir de la séptima tonada en adelante, deciden enseñar su cara más veloz. En mi caso me quedo con esta última. Poco o nada se le puede achacar a la producción. Ésta es nítida y contundente. Entrando en lo que es el artwork, podría pasar perfectamente por la carátula de una cinta de Ciencia Ficción.

Variadas, variables e intensas son las “hachas”. Los riffs los hallamos pesados, fluidos, marcados, pausados y con alguna que otra doble armonía. No nos faltan unos más que correctos solos.

Con las voces, tropezamos con la ya clásica mezcla de guturales agudos rasgados y growls bajos.

De dinámica podríamos calificar la percusión sin miedo a equivocarnos. Tal vez se tienda a ir a medio gas, pero ay amigos, una vez entran los blast beats las pulsaciones de vuestro corazón subirán peligrosamente.

Destacaría la violenta ‘My Disclosure’ como lo mejor del embiste.

De momento, creo que es un grupo más. El tiempo dirá si acaban por despuntar. Les falta gancho, pero no buenas maneras.

Nota: 6
Autor: Chus

Facebook

Bandcamp

Youtube

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.