Crítica: Tornado – Commitment to Excellence (2018)


Descubrir que el núcleo del planeta contenía un extraño mineral con propiedades energéticas nunca vista antes, fue el fin de la civilización. Las grandes empresas, no tardaron en desollarse entre ellas para ver quién podía comprar los derechos de las milagrosas “piedras”. Al fin, y tras el termino de múltiples batallas legales, Bann S.A se quedó con el premio. La compañía, anunció que, para realizar el trabajo, iban a estrenarían una nueva tecnología. En unos meses crearon una gigantesca y extraña torreta. La peculiaridad de ésta, era que para extraer el pétreo usaba un rayo tractor. La maquinaria sufrió un fallo nada más iniciar su funcionamiento. Debido a ello, comenzó a succionar todo lo que había en un radio de un millón de km a la redonda, con la peculiaridad de que el campo de acción aumentaba cada hora. A las 12 del medio día del año 2982 comenzó el apocalipsis…
Bienvenidos al universo de Tornado.

Extreme Metal Music y Rockshots Records, lanzaron el 31 de agosto de 2018 el tercer trabajo de los Thrashers Tornado, llamado “Commitment to Excellence”.

El combo lo forma: Superstar Joey Severance (voz), Tommy Shred (guitarra), Henry Steel (bajo), Timo Pönni (guitarra), Jimmy Grey (batería).

Sinceramente, no sé cómo algunos conjuntos siguen sacando discos. Los de Finlandia, regalan unos casi 43 minutos de puro aburrimiento musical. Sin embargo, lo peor no es la parte instrumental, todo lo contrario. Estos tíos saben tocar, lo que no saben es ser originales. Sus pobres intentos por introducir elementos que le den un soplo de aire fresco a su forma de componer son nefastos. ¿Es cosa mía, o pretenden hacer una mezcolanza puntual entre Sleazy y Thrash? Aunque lo peor de todo han sido las melodías vocales escupidas por el señor Severance. Para este humilde redactor ha sido literalmente insoportable. Pero cuidado, que se puede pifiar aún más. Sobre la mitad más o menos de ‘Chaos Among the Ruins’ deciden plagiar cierta parte de uno de los clásicos más reconocibles de Slayer. Quiero pensar que en realidad tan solo le estaban mostrando respeto a los titanes del género, porque si no…. Bueno, Mejor me reservo la opinión. Ah esperad, ¿alguien me puede decir para qué hacen el cover de S.O.D? Tendrían que rellenar de alguna forma, digo yo. La producción es seca y nítida, pero carente de cuerpo. Diría que lo único bueno del Elepé es el artwork.

De normal las guitarras son afiladas, excepto cuando les da la vena rockera. Los riffs los hallamos fluidos, marcados y punzantes. En cuanto a los solos, la lead guitar hace una buena labor.

Insufrible y agresivo es el registro de Superstar Joey Severance. También, os tropezaréis con los típicos coros de carácter Hardcore Old School si la ocasión lo requiere, y anecdóticos growls.

En la percusión hay un buen equilibrio entre fuerza y celeridad. Para ser justos, el doble bombo tiene momentos estelares.

Me es imposible destacar ningún tema. Vale que hay momentos de calidad, pero éstos no llegan a salvar la acometida.

Amigos, un grupo y un álbum completamente olvidable.

Nota: 3,5
Autor: Chus

Facebook

Youtube

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.