Crítica: Metaphilia – The Great Cosmic Manipulation (2019)


“Manipulados desde el mismo momento de nuestro nacimiento. Nos dicen qué y cómo ser. Obviamente, no soy el primero que llega a esa conclusión ¿verdad? Pero la pregunta es, ¿cuántos conseguimos escapar de la corriente de pensamiento vacía que impera en la sociedad actual? En realidad, nadie. Todos, de una forma u otra estamos dentro de un sistema del cual es imposible escapar…… Es evidente que occidente está acabado. Actualmente, la cultura de usar y tirar ha reblandecido tanto nuestro cerebro que incluso la mayoría la da por buena. Por otro lado, está el hecho de que un papel controla nuestras vidas. ¿Es que no lo veis?, nos pasamos la existencia preocupados por cosas innecesarias. Lo mejor de todo, es que, si intentas actuar de forma diferente, el populacho y quienes lo conforman te expulsan, convirtiéndote en un paria. Si nos unimos, esto podrá cambiar para siempre. Se puede llegar a la igualdad real. Juntos, podemos hacer que nuestros hijos no pasen por lo que nosotros hemos tenido que pasar, ofreciéndole a la próxima generación una vida digna. ¡¿Estáis conmigo?!”

Al acabar su mitin, un sí ensordecedor se escuchó a varias manzanas de distancia. En ese preciso instante, comenzó la rebelión que cambió el curso de la historia de la humanidad…
Bienvenidos al universo de Metaphilia.

El 9 de febrero de 2019 se publicó el primer L.P del combo de Deathcore Metaphilia “The Great Cosmic Manipulation”.

Su actual formación es: Manthor (voz), Axel Marchori (guitarra), Jorge Casasola (guitarra), Dani Mortis Cruentus (batería).

Para los que no los conozcáis, este conjunto comenzó haciendo un Thrash Metal de poco octanaje, tocando covers de “Master Of Puppets” o “Roots Bloody Roots”. Como veis, no eran lo que se podía denominar un pozo de originalidad precisamente. A decir verdad, este humilde redactor no daba un duro por los de Alicante. Pero por ser un bocas, y juzgarlos antes de la cuenta, van y me callan de un golpe en el estómago con el asalto que hoy protagoniza estas líneas. Alejándose por completo de la mediocridad de antaño, lo que encontraréis si le dais al play a este redondo son 33 minutos aproximados de violencia controlada. Por otro lado, me ha agradado descubrir un registro vocal blacker en este estilo. ¿Veis? solo haciendo cosas inesperadas y con clase se descongestiona y se sorprende. Así da gusto. En líneas generales, los amantes del género que estos tíos ejecutan disfrutarán sobradamente este plástico. Las tonadas, son variadas y más sólidas que un muro de hormigón. Para más inri, las pinceladas de técnica extra no faltan, aunque no hubiese estado mal incluir más instantes veloces. Metiéndonos en el apartado de la producción, ésta es mastodóntica. No obstante, espero que en próximos Elepés varíen el sonido de la caja, ya que resulta muy genérico a la par que sintético.

Eh, ojo al portadón. Eso sí, deberían cambiar la tipografía de su logo por algo más agresivo. Uno lo lee y dice ¿esto que es, rock urbano?

Las “hachas” os machacarán hasta conseguir que vuestros huesos se conviertan en polvo. Los riffs son fluidos, a doble armonía, con instantes a una cuerda, marcados y sobre todo pesados. Asimismo, introducen ramalazos de Melo Death Metal que les queda como anillo al dedo. Ah, se me olvidaba, cuidado con la lead guitar. Así da gusto.

Ya lo comentaba un poco más arriba, los shrieks mandan en lo que a “gritos” se refiere. Las inclusiones de growls profundos son anecdóticas, pero no inexistentes.

No son muy dados a aporrear los parches a toda castaña, mas no nos faltan los up tempos y los blast beats.

Destacaría ‘Djinn’s Conspiracy’, ‘The Great Cosmic Manipulation’ y ‘Purge’ como lo mejor de la acometida. ¿Por qué?, descubridlo por vosotros mismos.

Camaradas, esta banda han conseguido que un hater se convierta en fan. Ahí lo dejo. Yo de vosotros no les perdería la pista.

Nota: 7,5
Autor: Chus

Facebook

Twitter

Instagram

Spotify

Youtube

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.