Crítica: Groza – Unified in Void (2018)


La flora de la Tierra, después de la última catástrofe nuclear, comenzó a mutar. El cambio no solo era en aspecto, sino también en capacidad de comunicarse o razonar. En un intento desesperado por salvar lo poco que quedaba del globo, y viendo que la mermada población humana no hacía nada para evitar la destrucción del “hogar” común, comenzó a exterminar a la que hasta ese momento había sido la raza dominante. Frondosos árboles crecían rápidamente en lugares estratégicos, acabando con las personas que allí hubiera. La naturaleza, exigía ser la única dueña del planeta que le dio la vida, protegiéndolo como un hijo protegería a su madre…
Bienvenidos al universo de Groza.

El primer disco del combo de Black Metal Groza, “Unified in Void”, salió originalmente de forma independiente el 31 de agosto de 2018. Finalmente, AOP Records, terminó por volverlo a lanzar el 30 de noviembre de 2018.

Como peculiaridad, cabe resaltar que el line up del grupo es desconocido. Esto es así por decisión de las personas que lo conforman.

Da gusto descubrir un conjunto con tan buen sentido de la melodía y la agresividad musical. La escucha del redondo resulta rabiosa y melancólica a partes iguales. Las composiciones, cargadas de guitarras obsesivas en su justa medida, resultan estimulantes. Por otro lado, es de agradecer que no incluyan absurdas intros a su propuesta. Aquí tan solo hay “Metal Negro” del bueno. Al estructurarlo así, la intensidad y el interés se mantienen intactos durante los cinco cortes que conforman el asalto. La producción es nítida, teniendo en cuenta siempre las características del género que ejecutan, añadiendo un artwork cuanto menos poco original.

Los riffs son gélidos a la par que dramáticos. Los hallamos disonantes, fluidos, a doble armonía, a una cuerda, con pizcas de palm mute y una ínfima reminiscencia Thrash en ‘Unworthy’.

Descarnados shrieks destrozarán vuestra alma. Por cierto, el vocal introduce pinceladas de growls que le quedan genial. Bien por este hombre.

En lo que a la percusión se refiere, la celeridad y la pesadez están realmente bien compensadas.

Destacaría la final y mortalmente épica ‘Thanatos’, que junto con la anteriormente nombrada ‘Unworthy’ son para este humilde redactor lo mejor del álbum.

Parece ser que estamos llegando a final de año con muy buenos lanzamientos del estilo que hoy ha ocupado estas esquelas. Yo de vosotros, le echaría un oído al Long Play que ha protagonizado la reseña que ahora mismo acabáis de leer.

Nota: 7
Autor: Chus

Facebook

Bandcamp

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.