Crítica: Nag – Nagged to Death (2018)


La situación, parecía haber salido de un film de terror de serie b. Nadie se explicaba como aquel humanoide gigantesco de aspecto simiesco había emergido del mar. Los gritos y el caos se adueñaron de la situación. El monstruo, sintiéndose más asustado que amenazado arremetió contra los allí presentes. Su fuerza era descomunal. Agarró con un solo brazo a un joven de no más de 20 años, propinándole una mortal dentellada en el tórax. Sus amigos y su novia quedaron completamente paralizados de terror. La sangre corría a borbotones, embadurnando por completo el rostro de la chica que amaba. Mientras, los alaridos del muchacho parecían tan inhumanos como el engendro que lo estaba matando.
Bienvenidos al universo de Nag.

El combo noruego conocido como Nag, publicó el 23 de noviembre de 2018 su segundo L.P “Nagged to Death” vía Fysisk Format.

Su formación es: Hans Nag, Espen Nag, Arnfinn Nag. Debido a la falta de información, me es imposible comentaros que papel representa cada uno en la banda.

Bueno, para empezar, mejor que os diga que hace el conjunto. Básicamente, el power trio ofrenda un Crust con toques Hardcore y leves pinceladas de Black Metal. A decir verdad, el redondo en cuestión no me ha dicho demasiado. No obstante, y siendo lo más justo y objetivo posible, no estamos ante un mal trabajo ni mucho menos. Los cortes son directos y sucios. Además, el hecho de añadir elementos de “Metal Negro”, hace que la propuesta de los de Noruega se salga de la tónica habitual del estilo que ejecutan, y eso siempre es bien. La producción es áspera y cruda. De imperiosa necesidad es decir que, para este humilde redactor el efecto de eco en las voces le ha chirriado en exceso. Por otro lado, ¿no os viene a la cabeza la saga de “El Planeta De Los Simios” al ver la portada? Para mí, buen artwork. Nihilista pero efectivo.

Cortantes y asesinos, así son los riffs. Los hallamos fluidos, grandilocuentes, decadentes y acelerados.

Los registros vocales son furibundos, pero alejados completamente de los guturales. Aún a riesgo de redundar en exceso, lo vuelvo a comentar. Por el amor de Odín, no más reverb en este apartado.

De dinámica podríamos definir la percusión. Lo que prima aquí son los up tempos de pulso lento. Ah cuidado, que hay algún que otro “golpe relámpago” por ahí pululando. Buena elección, el haber introducido de buenas maneras instantes de blast beats.

Destacaría las arrolladoras “In The Know” y “Dumb Little Life”.

Es posible que no lleguen a entrar en vuestro top ten de mejores plásticos de 2018, mas os garantizo que no os disgustará.

Nota: 5,5
Autor: Chus

Facebook

Bandcamp

Spotify

Itunes

Tidal

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.