Crítica: Profane Burial – The Rosewater Park Legend (2018)


Algunos tal vez piensen que sea una bendición. Pero os aseguro que ver diferentes planos astrales no lo es. Esto me ocurre desde que tenía 10 años. Mi familia me tomaba por loco. No os podéis imaginar lo duro que es tener que enfrentarte a millones de pruebas psíquicas a esa edad. Por no hablar de la cantidad de medicamentos que obligatoriamente tomaba. Vale, sí, lo reconozco, o pasaba por el aro o me encerraban en un manicomio de por vida. Me convertí en un actor fantástico. Tan bueno, que hoy por hoy, estoy completamente integrado en una sociedad que debido a sus cortas miras jamás verá como el Infierno existe y nosotros vivimos en el…
Bienvenidos al universo de Profane Burial.

El 23 de marzo de 2018, salió al mercado el primer L.P del combo de Symphonic Black Metal Profane Burial “The Rosewater Park Legend”.

El line up de la banda es: André Aaslie (orquestacion y voces), Kjetil Ytterhus (orquestación), Bjørn Dugstad Rønnow (batería), Jostein Thomassen (guitarra), Ronny Thorsen (voz).

Haciendo acto de confesión, es necesario que sepáis que no soy demasiado amigo de este género en cuestión. De normal, las bandas se suelen trabajar muchísimo las orquestaciones, mas dejan en un segundo plano las seis cuerdas, tanto en su volumen como en la calidad de éstas. Tristemente esta banda no es diferente. Cuidado, que a pesar de que el redondo no ha sido de mi agrado, objetivamente es imposible negar la valía de estos tíos, que desde luego se han marcado un señor discazo que hará que los amantes de este tipo de música lleguen al orgasmo. Las palabras que mejor lo definirían sin dudarlo serían grandilocuente y ambicioso. Las tonadas, suelen ser extensas, con lo que la multitud de giros están aseguradas. Aunque para mi gusto se han pasado en lo que respecta al minutaje. Sumergiéndonos en el apartado de la producción, ésta es nítida, empero puede que alguno de vosotros se sature con tanta pista y capa sónica. Asimismo, el artwork es considerablemente siniestro.

Como decían un poco más arriba, el peso se lo llevan los teclados, creando un buen puñado de armonías al unísono. En cuanto a las “hachas”, las hallamos marcadas, pesadas, fluidas, y dramáticas.

Las voces son brutales, así que preparaos para un buen rato de guturales. Ah, casi se me pasa por alto, introducen clean vocals susurrantes y oscuras en “A Different Awakening (A Proclamation by the Priest)”.

La percusión tiende a ir a medio gas. A pesar de ello, no dejan completamente de lado los up tempos.

Destacaría la inicial, teatral y sanguinaria “The Tower Bell” ya que enseña perfectamente de que pasta están hechos los de Suecia.

Camaradas, que para este humilde redactor el asalto se lleve un 4 no significa que se merezca esa nota. De hecho, no aprobarlo con buena puntuación sería una blasfemia.

Nota: 7
Autor: Chus

Facebook

Bandcamp

Spotify

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*