Continuar leyendo »" />

«

»

Oct 19

Crítica: Nuisible – Slaves & Snakes (2018)

BrokenTomb


Tal vez fue Dios quien creó la Tierra, pero obviamente no era quien la dominaba. Desde la aparición de lo que se podía llamar “sociedad moderna”, un reducido grupo de personas decidían el rumbo de la humanidad. Ellos veían al pueblo como auténticos esclavos. Pensaban que la plebe era demasiado estúpida como para percatarse de cuan fácil era manipularlos. Además, mientras se les ofreciera pan y circo jamás habría problemas serios. Sin embargo, después de la caída del sistema occidental, el poderoso pero pequeño conjunto de individuos que pensaban ser intocables perdió todo su poder. La tercera guerra mundial casi acaba por completo con ellos. Cuando estalló la rebelión que causó el conflicto global, la clase obrera se quitó la venda de los ojos. Emergió una segunda contienda, tal vez mucho más importante que la que muchos estaban luchando en un campo de batalla real. A pesar de que ésta se mantuvo en las sombras, sus consecuencias fueron vitales para la creación del nuevo mundo. Al llegar la paz, la tan ansiada igualdad se alcanzó. No obstante, ¿cuánto tiempo duraría la utopía?
Bienvenidos al universo de Nuisible.

Cuatro años después de su nacimiento, los Blackened Crust Death Metaleros Nuisible han editado su primer L.P. El disco, vio la luz el 21 de septiembre de 2018 gracias a los sellos Deadlight Entertainment y Terrain Vague, encargándose de la distribución  Seaons Of Mist en Francia y PHD en el resto de Europa y Japón. Del redondo en cuestión, titulado “Slaves & Snakes” nos ocuparemos en estas esquelas.

El line up es: Alexandre (batería, teclado y voces), Julien (guitarra y voz), Furet (guitarra), Damien (bajo).

Buena mezcla de géneros la que se han marcado los franceses, predominando claramente su vertiente más crustie. El Long Play rebosa potencia en toda y cada una de sus simples a la par que directas tonadas. Sin dar ningún sobresalto, los minutos van pasando, comprobando que la pegada inicial no se diluye lentamente, como pasa con los trabajos de otras bandas. Aunque en mi humilde opinión no hubiese estado mal que hubiesen pisado aún más el acelerador. En otro orden de cosas, la producción es rasposa, pero entendible, añadiendo un artwork tan oscuro como típico.

Intensas y fluidas son las notas que salen despedidas de las seis cuerdas de Julien y Furet. Los riffs son fluidos, a una cuerda a lo “Metal Muerto”, hardcoretas de nueva hornada y a doble armonía.

Las voces son iracundas en todo momento, jugando con una bitonalidad devastadora. Si buscáis clean vocals mejor que vayáis a oír algo de Melo Metalcore camaradas.

Inmediatas y sin florituras se nos presenta la percusión. Lo que aquí prima son unos up tempos de pulso lento, con el aliciente de apariciones puntuales de blast beats.

Destacaría “Evil Still” por su maldad en las “hachas” y sus “golpes relámpago”.

El álbum no es nada del otro mundo, mas se pasa un buen rato con él. No seáis malos y dadle una oportunidad.

Nota: 6
Autor: Chus

Facebook

Bandcamp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *