Continuar leyendo »" />

«

»

Sep 20

Crítica: Volition – Visions of the Onslaught (2018)

BrokenTomb


En un intento de crear al soldado perfecto, el gobierno comenzó a experimentar con una nueva sustancia. Los efectos de ésta, tan solo probado en ratas de laboratorio, incrementaba la fuerza, velocidad y concentración de los roedores. No obstante, existía un efecto adverso: la carne se tornaba putrefacta, a la par que ganaban una agresividad excesiva, perdiendo todo rasgo de comportamiento típico en esa especie.
La mañana del 15 de noviembre del 2020, uno de los ratones, después de morder a uno de los científicos que manipulaba su ADN escapó por los conductos de ventilación. De inmediato, el joven doctor sintió una terrible punzada en el cerebro, mientras que su piel comenzó a humear. El tormento hizo que perdiese el conocimiento, no sin antes dar la alarma en el complejo. Lo que al cabo de una hora despertó, no tenía nada que ver con aquel ambicioso e inteligente joven. A todas miras, se había transformado en un zombie. La plaga se extendió por todo el planeta en tan solo una semana. Los supervivientes denominaron esa fecha como “el noviembre podrido”.
Bienvenidos al universo de Volition.

Volition, el combo estadounidense de Thrash Metal, publicó el 31 de octubre de 2017 de forma independiente su primer L.P “Visions of the Onslaught”. Finalmente, el sello Brutal Records lo reeditó el 6 de abril de 2018. Así que, ¿os parece si os ofrendamos su respectiva reseña?

El line up es: Cody Creitz (batería), Christian Potter (guitarra y voces).

Hace unos años iba a hacer footing de forma regular. Siempre me ocurría lo mismo. Al principio, el primer, o los dos primeros kilómetros me sentía agotado. Solía pensar que no aguantaría demasiado. Después, cuando la adrenalina y la endorfina ejercían su labor, el asunto se hacía más que llevadero. Pues bien, algo así le pasa al disco que hoy nos ocupa. Los tres cortes iniciales, hacen pensar que el resto del Long Play será igual de aburrido. Gracias a Odín, la cosa cambia a mejor. No es que estemos ante el disco del año, y bien sabéis los que alguna vez me habéis leído una crítica de este género lo que pienso respecto ante lo que para mí ha sido y será un innecesario revival. Sin embargo, este dúo se trabaja las canciones. Otra cosa es que tengan que practicar y mejorar más con sus respectivos instrumentos, pero bueno. Sin aportar nada nuevo, al menos se dejan escuchar. Mucha culpa de que se salven de la quema la tiene el hecho de la inclusión de guitarras a una cuerda, abrazando el Thrash Death. Lo que está claro que hay que variar es la producción. El sonido deja que desear, sobre todo en el tratamiento a la batería.

Las “hachas” tienden a la contundencia. Como dejaba de caer un poco más arriba, nos topamos con riffs a una cuerda, pesados y fluidos, con una clara influencia de los viejos Slayer en más de una ocasión. Los solos son tremendamente irregulares y no los adjuntan siempre.

Grata sorpresa la que me he llevado con la garganta de Christian. Me ha recordado – salvando las distancias- a Tom Angelripper.

Aporreados usualmente a medio gas está los parches. Eso sí, no dejan atrás los up tempos.

Destacaría “Injection Vendetta” y “Vengeful Satisfaction” por ser las tonadas más salvajes del redondo.

A mí no me han dicho demasiado. A pesar de ello, reconozco que tienen algo, y que posiblemente la nueva generación de thrashers disfrute del susodicho plástico.

Nota: 5
Autor: Chus

Facebook

Bandcamp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *