Continuar leyendo »" />

«

»

Ago 16

Crítica: Xenoblight – Procreation (2018)

BrokenTomb


Su reino existía desde el principio de los tiempos. Fue forjado a base de espíritus que aún no habían nacido. A pesar de la creencia popular, era ella quien decidía quien existiría, como sería su vida y cuando perecería. La muerte era la auténtica creadora de todo lo que existe. De forma implacable, hacía que los seres vivos sufrieran, tan solo porque le resultaba divertido ver el grado de tormento y frustración que causaba. No obstante, todo tiene un principio y un fin. En los últimos centenares de años se estaba planteando un nuevo orden, una nueva forma de entretenimiento. Para ello había que eliminar a todos y todo. Tan solo de pensar en la cantidad de ánimas que devastaría, una terrorífica sonrisa se dibujaba en su huesudo rostro……
Bienvenidos al universo de Xenoblight.

El combo de Thrash Death Metal danés Xenoblight publicó el el 8 de febrero de 2018 su primer L.P “Procreation” de forma independiente.

El line up es: Steffen Hagelskjær (bajo), Thomas Halborg Madsen (batería), Mikkel Jepsen (guitarra), Rasmus Tobias Clemmensen (guitarra), Marika Hyldmar (voz).

Ambicioso y cargado de matices se nos presenta el debut de los de Dinamarca. Sin llegar a poder ser considerados una banda de Prog, incluyen sin ningún tipo de cortapisas elementos de dicho género. No contentos con ello, son capaces de adjuntar guitarras propias del Melo Death / Black Death armonioso, otorgándole una gama increíble de matices que hacen que la escucha del asalto sea una más que grata experiencia. En cuanto a la producción, ésta es perfecta, poderosa y nítida, regalándonos un artwork cósmico y siniestro.

Los riffs, imperiosamente dinámicos son capaces de emocionar hasta límites insospechados a cualquier metalhead que los oiga. Los hallamos fluidos, a una cuerda, marcados, a doble armonía y como comentaba unas líneas más arriba, contienen una clara referencia a la forma de tocar que se destiló en Gotemburgo a primeros de los 90.  Ah, y cuidado con los solos compañeros.

En lo que a registros vocales respecta, la garganta de Marika es pura ira imparable.

La batería es todo un ejemplo a seguir si lo que se desea es fluidez. La tendencia es ir a mid tempo de pulso rápido, mas no nos faltan blast beats.

Por lo que a mí respecta, recalcaría “Obsidian Chromatism” por su inicio que recuerda a horrores a los maestros suecos Dissection y “Kill Yourself” ya que es el track más corto y brutal de todos.

Amantes de lo extremo, echaréis un buen rato catando este Long Play. Yo de vosotros no lo dejaría pasar.

Nota: 7,5
Autor: Chus

Facebook

Bandcamp

Youtube

Instagram

Spotify

Bigcartel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *