Continuar leyendo »" />

«

»

Jul 11

Crítica: Scape Land – Evil Mind Pieces (2018)

BrokenTomb


Cuando despertó no recordaba absolutamente nada de su vida. Se encontraba en una sala completamente blanca. No había ventanas, tan solo la cama donde yacía, una mesa y una silla. Se preguntaba una y otra vez como había llegado allí. Se incorporó, percatándose de que tampoco había puerta. ¿Es que acaso era un sueño?, sí, eso debía ser. En cualquier momento despertaría al lado de su mujer. Todo volvería a la normalidad, tan solo tenía que concentrarse y retornaría a la realidad. De repente, el cuarto comenzó a cambiar de color, tiñéndose de un enfermizo tono cobrizo. Una enorme cabeza apareció ante él. Parecía el rostro de un cadáver en descomposición. Los gusanos salían de los orificios de la nariz y los oídos. Gritó con todas sus fuerzas pidiendo ayuda. ¿Qué estaba pasando?, ¿es que había perdido la cordura por completo? En ese instante, el siniestro cráneo abrió la boca expulsando millones de horripilantes y extraños seres alados que le propinaban unas dolorosas dentelladas en el todo el cuerpo. ¡Lo estaba devorando! …..
Bienvenidos al universo de Scape Land.

Si sois fieles lectores de Broken Tomb, seguro leísteis la reseña que este humilde redactor le hizo no hace demasiado tiempo al primer L.P homónimo del combo de Prog Metal Scape Land publicado en 2015. Después de tres años de espera, sus seguidores podrán hincarle el diente a su segundo redondo “Evil Mind Pieces”, que saldrá al mercado el día de hoy, 11 de julio de 1018.

Su line up es: Josema (bajo), Diego (guitarra), Iván (voz), Adrián (batería).

Antes de empezar la escucha del C.D, lo primero que pensé fue “espero que no caigan en repetir la misma estructuración una y otra vez como hicieron en su debut”. Tristemente, exceptuando “Evil”, “Take ´Em Out” y la final “Mind Pieces” vuelven a tropezar en lo mismo. El resto de las tonadas se inician pausadas y en limpio. A partir de ahí las van desarrollando. El problema que tiene esto, es que el factor sorpresa desaparece casi por completo, y la atención del oyente se dispersa. Sin embargo, es un hecho objetivo que en líneas generales el plástico está mucho más trabajado que el anterior, dando lo que es sin ningún tipo de duda un gran paso hacia adelante en su carrera.

En otro orden de cosas, la producción es poderosa y nítida, añadiendo un artwork similar al del anterior asalto.

Respecto a los riffs, no podrían ser más enérgicos. Los hallamos marcados, fluidos, a doble armonía, sosegados, melódicos y de forma puntual a una cuerda. Por cierto, estad atentos a la lead guitar. No os digo más.

El trabajo de Iván es digno de mención. Este hombre hace lo que quiere con sus cuerdas vocales. Os toparéis desde las predominantes clean vocals hasta growls, pasando por falsetes o guturales rasgados más altos.

Los parches tienden a ser tocados a medio gas. No obstante, hay buenas ráfagas de velocidad que viene como agua de mayo.

Personalmente, destacaría la inicial “Evil” por sus feroces guitarras y su gran estribillo.

No cabe duda que los de Cádiz son buenos, mas un poco más de variedad en las formas les vendría genial.

Nota: 6,5
Autor: Chus

Facebook

Bandcamp

Twitter

Youtube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *