Continuar leyendo »" />

«

»

Jul 10

Crítica: Come Back from the Dead – Caro Data Vermibus (2017)

BrokenTomb


El cielo se tiñó de rojo, resquebrajándose y dejando paso al Creador. A pesar de lo que las diferentes y más pululares religiones afirmaban, el Todopoderoso era un monstruo deforme con millones de tentáculos y un gigantesco ojo en el centro de su cuerpo. Ocupó la totalidad del firmamento, pudiéndose ver perfectamente desde cualquier punto del planeta. Sus alargadas prolongaciones abrazaron a la Tierra con una fuerza indescriptible, provocando terribles terremotos y tsunamis. No había un solo lugar donde el ser humano pudiese esconderse. Independientemente de su posición social, sexo o credo, todos y cada uno de ellos sabían que el fin había llegado………
Bienvenidos al universo de Come Back from the Dead.

El 30 de noviembre de 2017 el sello Transcending Obscurity Records volvió a editar el último E.P “Caro Data Vermibus” del combo de Old School Death Metal Come Back from the Dead.

El line up es: Marcos (batería), Héctor (guitarra), Miguel (guitarra), Paul (voz), Iago (bajo).

Amigos, ¿alguna vez os habéis preguntado como hubiese sonado Entombed en “Wolverine Blues” si no hubiesen relegado su poderoso “Metal Muerto” a un segundo plano, ¿dándole más cancha a la vertiente más rock? Si la respuesta es sí, bienvenidos al club. Ahora os estaréis preguntando el por qué empiezo comentando algo así. Pues la respuesta es bien sencilla. Eso que acabo de decir era exactamente lo que se me pasaba por la cabeza al oír los cuatro tracks que conforman este embiste. No paraba de repetirme una y otra vez “son los maestros suecos en su tercer disco, pero sin que éstos se desprendiesen de lo que una vez los hizo grandes”. Y es que hay dos tipos de grupos actuales que emulan la vieja guardia: los que plagian, y los que a pesar de recordarte a tal o cual conjunto aportan algo que los hace especiales. Obviamente los gallegos forman parte de la segunda casilla. Las tonadas liberan un hedor a muerte increíble, siendo compactas y bien trabajadas. Por otro lado, cabe resaltar que su cara “más rockera” – lo de las comillas lo entenderéis cuando catéis la obra en sí- no resta intensidad al resultado final, si no que más bien enriquece su propuesta, haciendo de su escucha una gratísima experiencia.

Respecto a la producción, es rasgada a la par que nítida. A su vez, añaden un gran artwork, que al menos en el caso de este humilde redactor le han hecho pensar en los monstruos cósmicos del maestro Lovercraft.

Los riffs, crujen cual viejo y pútrido ataúd al ser pisado. Los hallamos fluidos, a una cuerda, siniestros y enérgicos. Es necesario advertir la intensidad y efectividad de los solos.

En cuanto a los registros vocales, aquí no hay ni un leve atisbo de tontería. Growls a mansalva a la vieja fórmula europea es lo que os espera.

La batería tiende a estar aporreada a medio gas. Eso sí, estad tranquilos amantes de la celeridad, que aquí entra sin compasión cuando es necesario.

Personalmente destacaría la inicial “Vomits of a Demonic Infestation” por sus grandes y constantes cambios de dirección.

Si sois veteranos disfrutaréis del ataque, mas si por el contrario estáis comenzando a adentraros en este mundillo lo necesitáis.

Nota: 8
Autor: Chus

Facebook

Bandcamp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *