Continuar leyendo »" />

«

»

Jul 09

Crítica: Carnal Decay – When Push Comes to Shove (2018)

BrokenTomb


Malditos humanos. Generación tras generación, toda su estirpe fue creada en un laboratorio. Desde que tuvo conciencia, ha presenciado como sus seres queridos eran usados para realizar absurdos experimentos aprobados por el gobierno. Sabía que en pocas horas vendrían por él. No obstante, lo que los maléficos doctores que torturaban su cuerpo y su mente no sabían, era que durante todo ese tiempo se había mostrado mucho más débil de lo que en realidad era. Cuando le tocase el turno iba a vengar con creces a los suyos y a sí mismo. Dos horas más tarde, la compuerta se abrió. Allí estaba una vez más la pareja de guardias que lo llevarían a la sala de pruebas. Vaciaron su capsula y le extrajeron los tubos de su cuerpo. Lo levantaron entre ambos, para después arrastrarlo lentamente por el largo pasillo que conducía a la habitación de los horrores. Al llegar, y antes de que le inyectaran la sustancia que lo mantenía inmovilizado pero consciente, comenzó a pelear. Desmembró a las personas con una ferocidad inusitada, tiñendo el estéril y blanco cuarto de color escarlata. Ahora, tenía que salvar a su gente e intentar salir de allí de una pieza. De repente, la alarma sonó. Había llegado la hora del combate final. Vivir o morir matando, no había otra alternativa.
Bienvenidos al universo de Carnal Decay.

El combo suizo de Brutal Death Metal Carnal Decay, nos traerá el 20 de julio de 2018 su nuevo E.P “When Push Comes to Shove” vía Rising Nemesis Records.

El line up es: Michael Kern (voz), Isa Iten (guitarra), Nasar Skripitskij (bajo), Basti (batería).

Hermanos, si este asalto hubiese durado más, os aseguro que el corazón me hubiese reventado. Tremendísimo Extended Play el que se han marcado esta agrupación. Se podría decir que, respecto a la celeridad y el enrevesamiento en las hachas, el asunto va de menos a más. Cada track sorprende por una cosa u otra, con una pasión e intensidad que no baja en ningún momento. Cabe resaltar que el ADN Hardcore y Deathcore está presente en su propuesta. Este hecho no sé a vosotros, pero en mi caso, si está bien llevado – y creedme, lo está- es un punto a favor, ya que enriquece la manera de componer de una banda.

En lo referente a la producción, ésta es simplemente perfecta, añadiendo un artwork tan asesino como las notas que escupen los instrumentos de este conjunto.

Respecto a los riffs, madre mía, cuidado porque os van a partir la columna vertebral. Los hallamos pesados, fluidos, a una cuerda y si la ocasión lo requiere, adjuntan un buen punto de técnica.

Los registros vocales son versátiles. Michael se despacha a base de bien con sus poderosos e imperantes growls. No contento con ello, también muestra pinceladas de Pig Squeal, guturales agudos rasgados y alaridos de tintes hardcoretas. ¡Qué maravilla!

Si tenemos que hablar de los parches y describirlos, tal vez exista más potencia que velocidad. Eso sí, los blast beats, cuando aparecen os van a dejar sin respiración. Eh, atentos al doble bombo. ¡Vaya metralleta!

Personalmente destacaría la final “We All Bleed Red” por exhibir las “hachas” más complejas de la acometida.

Señores, ¡esto hay que comprarlo!

Nota: 10
Autor: Chus

Facebook

Bandcamp

Página Oficial

Twitter

Youtube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *