Continuar leyendo »" />

«

»

Abr 16

Crítica: Pánico Al Miedo – Formador (2018)

BrokenTomb


Al formarse la Tierra, unos seres más antiguos que el mismo tiempo, con gran capacidad científica y tecnológica, comenzaron a estudiar las características del planeta, observando y analizando cada cambio por pequeño que fuese. Después de la caída del meteorito que acabó con los dinosaurios, decidieron realizar experimentos con los monos, inyectándoles su propio ADN. El resultado había sido por supuesto la raza humana. Ahora, su mundo natal estaba al borde de la total destrucción. La única forma de sobrevivir era hacer suyo el lugar donde crearon los híbridos. La invasión estaba a punto de comenzar….
Bienvenidos al universo de Pánico Al Miedo.

Barcelona vio nacer en 2012 al combo de Death Thrash Metal Pánico Al Miedo. Tres años más tarde, apareció su E.P de presentación homónimo. Finalmente, el 27 de abril de 2018, llegará su nuevo L.P “Formador” vía Symbol of Domination Prod, Cimmerian Shades Recordings , United By Chaos Records y Blood Fire Death. Ahora, Broken Tomb os trae su respectiva reseña.

El line up es: Marc Jufré (voz), Jordi Creus (guitarra. Ex-Surgery), Gerard Comellas (bajo), Alfred González (batería).

Desde luego, tengo que reconocer que después de leer el press kit, las expectativas sobre este disco eran realmente altas. Los catalanes ofrendan una obra compacta, repleta de guitarras elaboradas y parches que romperán cualquier cráneo que se les ponga por delante. Por si esto fuera poco, han contado con la colaboración de James Murphy en “Formador” y Bobby Koelble en “Cebos vivos”, encargándose de realizar unos punteos de infarto.  Sin embargo, tristemente, este humilde redactor no ha quedado completamente satisfecho con lo aquí mostrado. Cierto es que el Long Play es poderoso y está cuidado hasta el más mínimo detalle, pero no ha conseguido hacerme vibrar demasiado. Mucha culpa de ello la ha tenido un exceso de groove en su propuesta. Con un poco más de fluidez otro gallo hubiese cantado. A ver, no penséis que el redondo es malo, nada más lejos de la realidad. Tal vez el problema es que yo esperaba más, mucho más.

La producción es simple y llanamente perfecta, adjuntando un artwork tan aterrador como desenfadado – ¿no os recuerda un poco a Mars Attack?-

Los riffs supuran agresividad por los cuatro costados. Los hallamos fluidos y contundentes. Si la ocasión lo requiere, introducen dobles armonías. Mención aparte merece la lead guitar. Qué maravilla camaradas.

Los registros vocales son iracundos a más no poder. Aquí no hay tonterías de voces melódicas ni nada que se le parezca. ¿Queréis rabia?, pues la garganta de Marc os dará una buena dosis.

La batería está tocada casi de forma exclusiva a medio gas. Si buscáis velocidad, poca, muy poca hay en este asalto. No obstante, sobra gancho.

Personalmente destacaría “El final de la grandeza” por ese inicio tan desgarrador y dinámico.

Puede que haya acabado insatisfecho, pero os garantizo que estos tíos saben muy bien lo que se hacen. No dudad en echarle un oído. Más de uno acabará con una buena contractura en el cuello de tanto hacer headbanging.

Nota: 6
Autor: Chus

Bandcamp

Facebook

Youtube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *