Continuar leyendo »" />

«

»

Feb 07

Crítica: The Devils Music – The Devils Music (2016)

BrokenTomb


John era nuevo en la ciudad. Tuvo suerte, había encajado rápido, o al menos eso creía. Para terminar de afianzar su nueva vida decidió dar una fiesta en su casa. Al caer el sol y llegar la hora acordada, sus nuevos amigos fueron apareciendo. Todo parecía ir genial hasta que llegó Michael y los suyos. Por todos era sabido que era un tipo peligroso. Se dedicaba a vender sustancias ilegales poco conocidas. Nada más entrar, el camello repartió a muchos de los allí presentes una nueva droga que él llamaba “Huesos”. Para evitar problemas con el camello, el joven anfitrión decidió probar también la infame pastilla. Los efectos no se hicieron esperar. Se sintió realmente mareado. Todo le daba vueltas mientras que su visión era borrosa y desenfocada. Los gritos comenzaron. No alcanzaba a ver que estaba pasando y tampoco era capaz de moverse. Miró sus manos y observó como su carne se estaba consumiendo velozmente. ¿Era un espejismo o todos estaban muriendo?…….

 

Bienvenidos al universo de The Devils Music.

El combo inglés de Industrial Groove Metal The Devils Music inició su carrera en 2016. En ese mismo año, concretamente el 2 de septiembre, el sello Coffee Jingle Records lanza su primer L.P homónimo. Ahora, Broken Tomb os trae en estas esquelas su review.

El line up lo forma Paul Jensen (bajo) y Daniel J. Finch (guitarra) en colaboración con multitud de músicos y vocalistas.

Quien me conoce en persona, sabe que soy un enemigo confeso de este género de metal, y a decir verdad su escucha me ha resultado un auténtico suplicio. Al decir esto, imaginaos lo difícil que me resulta ser objetivo. Lo que realmente me nace es destripar sin compasión el plástico. Pero en vez de ello, intentaré describir con lo que os toparéis si le dais al play a este álbum.

La propuesta de este dúo es simple pero efectiva, repleta de guitarras muteadas y obsesivas con cierto regustillo a Nu Metal en según qué instante. Por otro lado, y como no podía ser de otra forma, los teclados y la electrónica tienen un gran peso durante todo el minutaje del asalto, haciendo que el resultado final llegue a ser oscuro e insano.

La producción es nítida y potente, añadiendo un artwork poco atrayente.

En cuanto a los registros vocales hallamos tonos agresivos, distorsionados y limpios.

La batería, está ejecutada a medio gas la inmensa mayoría del tiempo. Si queréis velocidad, mejor mirad hacia otro lado.

Personalmente destacaría “Can You Hear Me” por ese sanguinario solo que incluye la tonada.

Si sois afines a este tipo de música creo sinceramente que disfrutaréis con lo aquí expuesto. No obstante, si os pasa como a mí, ni os acerquéis al susodicho Long Play

Nota: 6
Autor: Chus

Facebook

Youtube

Bandcamp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *