Continuar leyendo »" />

«

»

Ene 03

Crítica: The Last Of Lucy – Ashvattha (2017)

BrokenTomb


Una recomendación de un gurú de la música extrema al que sigo de manera asidua, nos lleva a descubrir esta banda que no pone límite a la fusión y mezcla de matices.

Desde Huntington Beach California, con fecha 31 de diciembre de 2006 se genera y da forma a The Last Of Lucy, etiqueta Jazz Experimental Death Metal. En noviembre de 2014 lanzan el trabajo Exalted Compositions, actualmente agotado en formato físico, tres años después se libera este Ashvattha, un guiño al árbol invertido de la tradición hindú que designa metafóricamente el Samsara.

Sus integrantes: Josh de la Sol en las voces estrictamente guturales con algún pig screem necesario, guitarra líder Gad Gidon, segunda guitarra Christian Mansfield, al bajo un impresionante Ricky Fregosi, finalmente en la batería un inmenso Brandon Millan.

Con esta descripción ya nuestra mente puede pensar en viejas glorias del género como Atheist o Cynic. Pero hay un paso importante que nos lleva más allá, en esta propuesta. La inclusión de elementos que en las anteriores bandas nombradas no se llegó a ofrecer.

Dentro de su brutalidad es un trabajo muy fácil de asimilar, más refinado y elegante que su antecesor. Los cambios de ritmo velocidad o género a parte de sutileza llevan implícito una precisión quirúrgica. La producción y sonido son brillantes, de gran calidad.

En esta obra podréis encontrar dentro del ataque de Death Metal Técnico matices de Jazz con un saxo encantador de serpientes, gran protagonista de los primeros tres temas. En Chapter I – Epiphyte logran incluir el saxo de forma tan natural como impensable. Y nos sirve para enlazar con Chapter II – Odyssey y volverse a soltar en el ímpetu del Death Metal Técnico, que cierra en Chapter III – Ashvattha Awaits.

Como punto de inflexión tenemos el interludio Hypostatize de una genialidad grandilocuente, aquella habilidad que no se puede enseñar como cátedra, la composición sólo al alcance de unos cuantos genios. Nos deja apreciar en formato instrumental.

Las joyas de la corona a mi gusto los cortes Advertent Avidity y Formication, donde se despliegan los mejores cambios de ritmo, blast beats, adornos de guitarra y bajo. Tienen entre medio Vigilance un corte de 59 segundos, una demostración de space rock.

Una obra de escucha obligada para amantes del Death Metal Técnico contemporáneo, de manera curiosa sus trabajos son auto editados, puede ser la manera de mantener su música libre de imposiciones.

Nota: 10
Autor: Juan Carlos Espinoza

Bandcamp

Facebook

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *