Continuar leyendo »" />

«

»

Sep 07

Crítica: Throes – This Viper Womb (2016)

BrokenTomb


Harta de toparse con papanatas que tan solo adoraban al maestro superficialmente, decidió alejarse de todas aquellas sectas, continuando su camino sola. Su propósito era muy claro. Necesitaba un huésped que sirviera de recipiente para que Satán se introdujera en él. De esta forma Luzbel con su nuevo envase llegaría a este plano astral, trayendo una nueva era de desolación a la Tierra. Después de pensarlo mucho decidió que no raptaría a nadie para realizar sus deseos. ¿Que podría ser mejor que usarse a sí misma para este menester?
Tardó unas semanas en prepararlo todo. Alquiló un almacén a las afueras de la ciudad. Dentro, en el suelo, dibujó los símbolos pertinentes.
Al llegar aquella noche cogió una vez más el maléfico libro. Nada más empezar a recitar el conjuro percibió como su consciencia se iba desvaneciendo, dando paso a la mente y alma del Diablo. Su cuerpo levitó levemente. Cuando acabó de recitar el hechizo se encontraba en una postura dantesca. Una niebla azul salió de su boca, para progresivamente ir variando su color hasta convertirse en un humo completamente negro.
Ya estaba dentro, él ya estaba en su interior. Su alma se consumió parcialmente. Lo poco que quedó de la muchacha se alegró enormemente al saber que la humanidad tenía los días contados. Todos aquellos que le hicieron daño sufrirían el más agónico de los castigos, al igual que el resto de una raza mezquina y egoísta de la cual se avergonzaba pertenecer.
Bienvenidos al universo de Throes.

Australia vio nacer en 2003 al combo de Dissident Metal Throes. Editaron su primera maqueta “The Drowning Rituals” en 2005. Tras un largo parón, el 29 de junio de 2016 el sello Aesthetic Death lanzó su L.P debut “This Viper Womb”, siendo la razón de que exista esta reseña.

El line up es el siguiente: Trent Griggs (bajo, ebow, guitarras y voces. Ex-When Day Descends, ex-Thrall, ex-Thy Plagues), Jamie Ludbrooke (voces adicionales. Ex-Terrorust, ex-Damaged, ex-Dead Kelly, ex-Walk the Earth), Kevin Talley (batería de sesión).

Puf, no sé ni como comenzar esta review hermanos. Siempre es plato de mal gusto escuchar algo que no te parece bueno, pero aún tiene que ser más desagradable que los músicos que han creado todo esto reciban críticas negativas. Tristemente, es lo que en esta ocasión van a tener que leer este trío si lo desean. El debut de los australianos es insoportablemente soporífero. Las composiciones y estructuraciones de las tonadas a pesar de sonar frescas son aburridas hasta decir basta. Todo ello hubiese sido diferente si le hubieran incorporado más cambios de dirección a las tonadas. Si tuviera que describir lo aquí mostrado con una palabra esa sería “estático”. Las sorpresas brillan por su ausencia, en pos de una linealidad apática.
La producción es limpia, adjuntando un artwork misterioso.

Los riffs son estridentes y oscuros. Los hallamos demenciales, obsesivos, a doble armonía, disonantes y en ocasiones carentes de distorsión. Adjuntan de forma anecdótica algún solo insustancial.

Las voces son agresivas, no dando ni un solo respiro al metalhead.

En cuanto a ritmos se refiere no esperéis velocidad. Lo que aquí predomina son los medios tempos, olvidándose casi por completo de la velocidad.

Personalmente destacaría “This Viper Womb” y “Lavish the Anguish” por los siguientes motivos:

“This Viper Womb” sorprende gracias a las guitarras adictivas que entran sobre la mitad de la tonada. Lástima que no existan más momentos así.

“Lavish the Anguish” ofrenda más cambalaches de camino de lo acostumbrado. Además, solo por las ráfagas de celeridad -solo al principio- bien se gana ser nombrada.

Espero que para próximos discos el grupo varíe sustancialmente su propuesta, o al menos que ganen dinamismo.

Nota: 3
Autor: CHUS

Facebook

Página Oficial

SoundCloud

Twitter

Youtube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *