Continuar leyendo »" />

«

»

Mar 15

Crítica: Anapsique – Photocopy Machine (2016)

BrokenTomb


En Guadalajara México, a partir del año 2015, se forma el proyecto Avant Garde Anapsique, el nombre detrás de los instrumentos Miguel Figueroa. Anapsique nace de la necesidad imperante de su creador, por desahogar ese sentimiento de una sociedad manipulada a generar estereotipos de fácil manipulación. “Photocopy Machine” compara a la sociedad con una maquina fotocopiadora que nos obliga a morir sin ser nada en la vida.” A través de un enfoque nihilista y existencial, el álbum explica la necesidad de terminar con esta tendencia humana actual, para lograr ser libres y felices. Es un álbum dedicado a esa necesidad de sentirte atrapado en una adicción: trabajo o drogas, etc. Cada track trata un tema diferente, pero finalmente está cohesionado como piezas necesarias unas de otras. Es un trabajo conceptual.

Es una exquisita mezcla de Black Metal, Jazz y Blues. Con arreglos de piano exuberantes y geniales, predominantes a lo largo de cada pieza del álbum. Con especial cuerpo en algunos casos track uno Burout Syndrome y cuatro From the Cave to the Space; o tristes como en el inicio del tercer track Driving Nowhere.

Solos de guitarra en formato blues nuevamente Driving Nowhere o la intro del track cinco Great Dark Spot; que puede escucharse el sonido característico de un Hammond de fondo. Arriesgados y abruptos cambios de ritmo y velocidad para romper con las atmósferas creadas. El bajo tiene protagonismo de forma puntual en el track uno con escalas jazzisticas, pero en el inicio del track siete Rose Rose Red juega como encargado de una invitación a la obscuridad, que nos deja a merced de la desesperada voz que recita un reclamo, nos lleva por una drama que evoca fatalidad en algo más de diez minutos que dura el corte, la parte final entra en un caos intencionado con notas a contratiempo del piano y redobles constantes.

Las voces no son el punto débil de la propuesta, pero en el apartado de la voz con filtro post black se vuelve inentendible, hay momentos de growls brillantes, hasta voces limpias recitando líricas. El punto menos integrado en el concepto total puede ser la batería, que al ser un sampler o eléctrica, quita esa sensación orgánica del resto de instrumentos, o parte de la esencia jazz que se desea imprimir en ciertos pasajes de la obra. Desde el punto de vista de ser un proyecto de un solo nombre, puedo entender el coste o comodidad de usar la percusión en esta línea, pero creo que se ganaría al poder incluir el sonido orgánico de la batería.

Como he expresado una propuesta arriesgada, no apta para iniciados, interesante en el concepto y ejecución. Recomendada para aquellos que buscan los extremos sin entrar en la facilidad del ruido.

Nota: 7.5
Autor: Juan Carlos Espinoza

Facebook

Bandcamp

Youtube

1 comentario

  1. Jaar

    Es un gran proyecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *